1/365

11.01.2017

En lugar de crear libremente y de permitir que los errores se revelen solos más adelante, en forma de hallazgos, muchas veces nos liamos queriendo acertar con los detalles. Corregimos nuestra originalidad para convertirla en uniformidad que carece de pasión y de espontaneidad. “No tengas miedo de los errores. No existen”. Con esto empiezo un proyecto con el que pretendo desatascar la exigencia y la consecuente inmovilidad. La sobrereflexión que me impide actuar. Dejar paso, por tanto, al fluir de las cosas y los impulsos. 
Caer y levantarse. Siempre. 


Using Format