14/365

24.01.2017

¡¡Ya van dos semanas!! Celebro este triunfo. Y a la vez, inevitablemente mi mente y mis nervios se dejan llevar por el vacío, la incertidumbre del qué será de las próximas fotos…es una sensación a la que siento que me aproximo cada vez más. Y es inevitable a la vez recordar en qué momento se me ocurrió meterme en este jaleo de 365 días. Pero tal y como dice Picasso, si no hay acción, no hay éxito. ¿Éxito a qué o sobre qué? Éxito como recompensa personal de ponerte un objetivo y lanzarte a hacerlo independientemente de cómo y cuándo vaya a acabar. Éxito de aprender a ser más constante que antes y a tener en mente día tras día una meta a alcanzar. Que para mí y por el momento no es más que llegar a publicar una foto al día, que de alguna manera me toque, me cuente una historia. Ya para mi, eso es más que suficiente. 
Gracias a todxs lxs que me seguís♥


La misma noche que publiqué esta foto, mi móvil murió. Estuve dos días sin teléfono, y por tanto sin poder subir fotos. El primer día de dicha imposibilidad instagramera, mi mente se relajó. Curiosamente, en lugar de estar aliviada porque había “ganado” un día, sentí que dejaba pasar un día, una oportunidad de poder hacer algo, de acercarme más a ese objetivo que me había puesto en un momento. Que aunque no sé hacia dónde va, me siento de alguna manera responsable de ello. 

A los días ya disponía de nuevo de mi teléfono. Subí las fotos que faltaban. Y esa pausa de un par de días me hizo que las dudas y la incertidumbre anteriormente mencionadas, paradójicamente, se redujeran. Súbitamente, me entraron más energías para continuar y volver al engranaje diario.

Using Format